Sin ganas

SALUDOS GENTECILLA DE INTERNET.

Otra semana más… ¿Por qué a medida que nos hacemos mayores el tiempo pasa cada vez más rápido? Es más, ¿por qué sólo pasa lento cuando estamos haciendo algo que no nos gusta?

Esta semana, como ya comenté aquí, iba a ser supuestamente la semana en la que me iba a poner las pilas y meter el turbo para afrontar la recta final de mi PFC. Pero, ¡ay!, ¡maldita procrastinación! ¿Por qué es tan aburrido calcular estructuras e instalaciones y tan divertido hacer cualquier otra cosa?

FUENTE

Me ocurre algo que no sé si a ti también te pasa: empiezo los proyectos con muchas ganas, pero me cuesta terminarlos. Y cuando digo proyectos no me refiero a proyectos arquitectónicos que me manden en clase, sino a proyectos en general, proyectos en la vida. Hay un algo en mi cabeza que me impide acabar lo que empiezo, y acabo terminando las cosas de mala manera o dejándolas inconclusas. ¿Por qué me cuesta tanto? (Sí, parece que hoy es el día de los “por qués“.)

Me da mucha rabia ser así, el caso es que todo lo comienzo siempre con muchísima ilusión. Luego, no sé en qué punto, la empiezo a perder, me desaparecen las ganas, ya sea porque me aburre lo que estoy haciendo, porque llego a un callejón sin salida o porque encuentro algo que me apetece más en ese momento.

Parece que mi problema está en que me dejo llevar más por el corazón que por la mente, y eso no me gusta nada al menos en este aspecto. Estoy sumida en una lucha interna cada día. Por un lado está mi yo racional, sé lo que debo hacer, sé cuáles tienen que ser mis prioridades ahora; por el otro, estaría mi yo ¿pasional?, el que me trae por el camino de la amargura con tantos cambios de parecer y esa facilidad para aburrirse y no terminar lo que empieza.

FUENTE

El resultado de todo esto es un malestar continuo. Si hago lo que me apetece, me siento mal, porque sé que no debo estar procrastinando (que es lo único que me apetece hacer últimamente). Si me pongo con mis “deberes” me amargo, hablando mal y pronto. Necesito salir de este bucle, necesito encontrar la motivación.

Así que hasta aquí hemos llegado. Espero que poner esto por escrito me sirva como terapia y suponga un punto y aparte en mi vida. Si alguna vez lo olvido, volveré a leer estas líneas y confío en que me ayuden a retomar el camino, al igual que espero que sirvan para inspirar a otros, para inspirarte a ti.

Voy a cambiar de actitud, voy a trabajar día a día, sé que tendré mi recompensa.

sin ganas

FUENTE
Anuncios

10 pensamientos en “Sin ganas

  1. Cuando empiezas muchas cosas es muy difícil acabarlas todas. Te lo dice el rey de los proyectos inacabados. Lo ideal es acabar uno antes de empezar otro, pero el ritmo de vida que tenemos hace que se crucen cosas que son más “urgentes” que se empiezan, llevan más tiempo del normal y acaban también por estancarse. Van surgiendo pequeñas cosas que se meten en medio de los proyectos más largos y se va dejando todo para otro día. Yo también tengo muchas cosas por hacer, porque cada día me genero más tareas nuevas. Pero tu PFC es lo más prioritario. Tienes que compaginarlo con cosas que te gusten para no perder la ilusión, pero no debes dejarlo atrás. No después de todo el camino que has recorrido. Ya te queda muy poquito. Por cierto, si ahora te parece que el tiempo pasa deprisa, verás cuando tengas hijos… 😛 Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Ay, muchas gracias por el consejo, de verdad. A veces pienso que soy la única a la que le pasa esto, pero al final parece que la razón es que soy humana, a todos nos pasa. ¡Un beso, buen fin de semana!

      Le gusta a 1 persona

  2. ¡Aquí una que no sabe luchar contra su yo pasional! Tengo estas semanas plagadas de exámenes y aún así por cada media hora de estudio pasó dos horas haciendo lo que me dé por hacer ese día. Cuando al recoger el cuarto después de una ‘durísima tarde de estudio’ ves que tienes las acuarelas tiradas por la mesa, la guitarra encima de la cama y uno de los tres libros que te estás leyendo al mismo tiempo(porque si lees uno solo cada vez te aburres y lo dejas) al lado de los apuntes te sientes un desastre y dices que cambiarás, pero oye, lo creativo y productivo que eres cuando estás procrastinando no lo eres en otro momento.. habrá que aprovecharlo!
    Un amigo que está también con el PFC se hace horarios, y todos los días se pone unas cuantas horas para ‘perder el tiempo sin sentirse mal’. Parece una buena forma de encontrar un equilibrio.
    ¡Un beso y animo con el proyecto!

    Le gusta a 1 persona

    • Lo de llevar varios libros a la vez también es muy mío, jajaja. ¡Muchas gracias por el consejo! Ya más o menos he conseguido organizarme como conté en el post “Morning person”.
      ¡Un besazo!

      Me gusta

  3. Divagando por la red, he acabado en este blog. Cosas de la vida :p

    Permíteme la licencia de preguntarte algo. ¿Crees que tu yo emocional te embarca en todos esos proyectos? ¿No será acaso que, precisamente, haces caso a tu yo racional, al que te dice qué DEBES, en lugar de hacerte la pregunta real de qué quiero hacer, qué siento y, de una forma racional (si quieres), luchar por ello?

    Saludos,

    Le gusta a 1 persona

    • Pues qué suerte tengo de que hayas acabado aquí 😛
      He estado pensando en lo que me comentas y he releído la entrada. Definitivamente creo que lo que me empuja a empezar las cosas es la pasión. Los comienzos me encantan, los cambios, las cosas nuevas… Son retos que asumo con gusto. Lo malo es que cuando ya pasa de ser algo nuevo a algo “normal”, por así decirlo, esa emoción desaparece, se convierte en un deber y me cuesta mucho terminarlo. (No se si me he expicado)
      Muchas gracias por tu comentario, ¡un abrazo enorme!

      Me gusta

      • Te entiendo, te explicas muy bien.

        El hecho es pensar cómo reinventarse para mantener la motivación! Esencial en cualquier ámbito de la vida. Pero también está bien, quizá, empezar con unas expectativas menores e ir evolucionando en los proyectos (no se si es algo que te suceda), puede facilitar el acabar cumpliéndolos.
        Si nada de esto funciona, siempre nos quedará, como último recurso, aunque no por ello más fácil, empezar de nuevo. Por lo que explicas, esto último no es algo de lo que rehuyas.

        ¡Otro abrazo para ti!

        Le gusta a 1 persona

    • Es verdad, yo también soy una persona vaga, a lo mejor esa es la raíz de todo. Aunque todo es proponérselo y cambiar el chip, hace ya unas semanas que publiqué esta entrada y he dado un gran cambio. Ponerlo por escrito me ha servido de mucho. ¡Un beso!

      Me gusta

Ahora te toca escribir a ti.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s